Lunes, 18 Noviembre 2019
Artículos relacionados
Una mamá muy padre. Sustantivos que califican
Cultura | Este País | Somos Lo Que Decimos | Ricardo Ancira | 01.05.2014 | 0 Comentarios

Lourdes Domínguez1

En Occidente se celebra a las madres un día al año; en varias latitudes lo ubican en algún domingo de mayo. En México se festeja siempre el día 10, feriado y con severos embotellamientos porque miles llevan a su madre a comer fuera.1

Los seres humanos salimos de un vientre materno. Todos, con excepción —dicen— de Adán y Eva, tenemos ombligo para recordarnos a diario que durante nueve meses dependíamos totalmente de un cuerpo ajeno para subsistir.2

En este país, madre, como sustantivo, además de su significado principal es sinónimo de cosa, como en “pásame esa madre” o “¿cómo funcionará esta madre?”. También significa asunto: “esta madre ya no me está gustando”. Esta cosificación, como todas, tiene razones complejas en un imaginario colectivo centenario que no son siempre fáciles de desentrañar. Decir puras madres significa decir tonterías/mentiras; mentar madres, estar furioso. Una madrecita, lógicamente, es un objeto pequeño.3 Una madrezota es lo contrario y suele referirse a armatostes de difícil manejo: no confundir con matrona (comadrona) ni con la protectora matriarca, tampoco con madrota, mujer que regentea un burdel o a prostitutas y cuyo equivalente masculino es padrote. Madrazo es golpe; madriza, como es obvio, golpiza. ¡Mamacita! gritan algunos transeúntes a una mujer bonita; ¡mamazota!, a una exuberante.4

A primera vista la regla, si bien poco coherente y en apariencia injustificada, parece simple: cuando algo “está muy padre” es que “está (de) poca madre”.5 La paternidad sería, entonces, positiva, igual de positiva que la escasez de maternidad. Pero la locución a toda madre contradice esa lógica ya que significa: excelente, grandioso. Existe el superlativo padrísimo; *madrísimo, en cambio, no. Para alguien que está aprendiendo el español puede resultar práctico al principio emplear estos adjetivos comodines, como padre,6 en vez de otros más específicos: divertida, animada (para una fiesta); deliciosa, exquisita (comida); simpática, agradable (persona); impactante, emocionante (película); lujoso, bien diseñado (coche); interesante, revelador (libro), etcétera. Entre los hispanohablantes, esos comodines suplen la falta de vocabulario y, lo que tal vez sea peor, la alientan. El equivalente venezolano es chévere; el argentino, macanudo, el español, cojonudo

Madre también funciona como adverbio: “hecho la madre/hecho madres”, significa rápidamente o bien con precipitación. ¡Ni madres! es un ¡no! categórico. No saber/no entender ni madres quiere decir nada. Como verbos tenemos madrear, es decir dar una paliza (sea física, sea moral), romper/partir la madre,7 con idéntico significado, dar en la madre/desmadrar (descomponer, romper) y el pronominal madrearse (dos o más personas que pelean con los puños). Darse en la madre significa sufrir un accidente. “Echan desmadre”, en cambio, quienes se divierten, a menudo ruidosamente; esto colinda con la idea de desorden, confusión [ser/estar (hecho) un desmadre]. “Está hasta la madre” alguien fatigado, hastiado.

Madres o maternas hay células, lenguas, políticas, superioras, patrias. Salirse de madre, al referirse a un río o a una situación da la idea de desbordamiento. Las exclamaciones ¡en la madre!, ¡puta madre! (que la interjección ¡uta! suaviza) expresan incredulidad o enfado súbito; su equivalente en España es ¡La madre que te/lo/la parió! Los padres de un recién nacido eligen para bautizarlo un padrino y una madrina (el compadre y la comadre) que en teoría se encargarían de aquel en caso de desgracia: se piensa que serían más amorosos que unos padrastros.

En algunas expresiones hay elipsis de la palabra madre. Así, de “me vale madres”, “qué poca madre” y “de poca madre” solamente se dice ¡me vale!, ¡qué poca!, ¡de poca! Y todos sobreentendemos. Las interjecciones ¡por mi madre! y ¡madre mía! son, respectivamente, un juramento y estupefacción/preocupación ante algo imprevisto.

A “¡chinga a tu madre!”, máximo insulto entre nosotros, solo se le acerca “¡yo soy tu padre!” (pronunciado sin ningún tipo de ternura). Según El laberinto de la soledad, en México es motivo de escarnio el que la madre del interlocutor haya sido violada [de ahí: hijo(a) de la chingada], mientras que para otros hispanohablantes el insulto estriba en tildarla de prostituta.8 En el df, “¡ya valió/valieron madres!” es la fórmula introductoria que utilizan los criminales para informar a sus víctimas que están siendo asaltadas.

A contrapelo de lo dicho hasta aquí, en el habla popular mexicana también se respeta a los progenitores. Asumimos nuestra subordinación: mis jefes significa mis padres. El femenino suele usarse en diminutivo (mi jefecita) e incluso con una fusión de términos: “mi jechu” (mi jefecita chula). Mi patria es el suelo que me legó mi padre pero es mi madre quien me dio el habla. No hay que olvidar que el español es la lengua en la que el hipocorístico mamá se halla más cercano a los verbos mamar y amamantar.

Como ha quedado asentado, madre no solo hay una. ~

 

1 Consecuentemente, también hay bastantes desembotellamientos.

2 Lo cual no quita que algunas personas “no tengan madre”, como decimos los mexicanos cuando consideramos que alguien es un sinvergüenza.

3 El término se utiliza también para describir —en su ausencia, claro— a una persona de baja estatura: “Es una madrecita así”, se dice colocando el dedo índice, flexionado hacia arriba, a un metro del suelo.

4 Independientemente de lo edípico de estas expresiones, en otro apunte nos ocuparemos de la persistencia del piropo en los países hispanohablantes: violación verbal, socialmente tolerada, de un espacio vital al que todo ser humano debería tener derecho.

5 Se dice “¡qué poca madre!” para reclamar, inconformarse por algo.

6 Últimamente y con el mismo significado, chido(a) ha escalado socialmente.

7 El pronominal partirse la madre implica también trabajar, esforzarse mucho, como en la metáfora animal partirse el lomo.

8 Recordemos que Paz explica la ambivalencia, lo desgarrador del concepto madre entre los mexicanos ya que “tenemos” dos: una es traidora, promiscua y detestable (la Malinche); la otra, la Virgen de Guadalupe, pura y protectora.

_________

Profesor de literatura francesa en la Facultad de Filosofía y Letras y de español superior en el CEPE de la UNAM, RICARDO ANCIRA (Mante, Tamaulipas, 1955) obtuvo un premio en el Concurso Internacional de Cuento Juan Rulfo 2001, que organiza Radio Francia Internacional, por el relato “…y Dios creó los USATM”. Es autor del libro de relatos Agosto tiene la culpa (SAMSARA, 2014).

Dejar un comentario



Verde, blanco y colorado. Colores con significado
Para Hernán Lara Zavala Parece una regla general: lo negro u oscuro es negativo y lo blanco y claro son positivos. Por desgracia, estas concepciones —prácticamente universales— trasminaron el lenguaje y atribuyen esas características también a la piel de los seres humanos. En Occidente, en efecto, el blanco connota pureza, vida; mientras que el negro es luto, […]
“Llegaron bailando ricachá”
Logos y cosmos
Una vez descubierta la realidad circundante y evitados —aunque fuera de manera precaria— los peligros que traía consigo, no pasó mucho tiempo antes de que nuestros ancestros levantaran la vista para descubrir, con temor pero también con fascinación, todo aquello que parecía flotar sobre sus cabezas, ya de día, ya de noche. Son numerosas las […]
“Llegué hecho una sopa”
Los platillos en el habla
A manera de complemento al apunte que sobre ingredientes se publicó aquí en junio pasado, nos ocupamos ahora de los platillos propiamente dichos. Retomamos, para abrir el apetito, unas cuantas expresiones de aquel a fin de introducir otros términos y locuciones. Alguien omnipresente es “ajonjolí de todos los moles” y se lo ve “hasta en […]
“Nos doró la píldora”. Pensar y hablar como médicos
Para el Dr. Roberto Castañón Romo.   Como si fueran enfermedades, los problemas primero se detectan, luego se analizan,1 después se establece un diagnóstico a fin de aplicar el remedio apropiado; por último viene el pronóstico, algunas veces reservado. Es posible, entonces, que al Quijote se le hayan indigestado las lecturas,2 que alguien nos caiga […]
El que transa avanza. Frasear la corrupción
Se desplomó un humilde multifamiliar. Los peritos que investigaron las causas decretaron, tras recibir una llamada del alcalde, que un súbito reacomodo de las placas tectónicas había provocado la tragedia. Murieron los ocupantes del 101 al 108, comerciantes de videos, discos y chucherías chinas en el tianguis; los del 205 y 207, importadores de pacas […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (231.516)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (141.305)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.814)
...

La distribución del ingreso en México (126.691)
...

Perfil demográfico de México (75.200)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores