Domingo, 05 Julio 2020
Artículos relacionados
Micro y macro delincuencia I
Este País | Alfredo Orellana Moyao* | 21.12.2010 | 2 Comentarios

En el ensayo siguiente, Orellana Moyao hace una precisa, perspicaz y necesaria disección del delito en México. El autor aborda la delincuencia desde dos dimensiones: micro y macro, y plantea que se trata de dos problemas con dos soluciones distintas. Ofrecemos la primera parte del texto. La segunda entrega aparecerá en nuestro próximo número.

crimenhambre

Foto tomada de Flickr/Creative Commons – sinestesiadg

Mé­xi­co tie­ne un tri­ple es­ce­na­rio pa­ra la im­ple­men­ta­ción de la re­for­ma de la jus­ti­cia pe­nal, a sa­ber:

  1. Una crí­ti­ca si­tua­ción de nar­co­trá­fi­co y una de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da en fran­co com­ba­te con el go­bier­no;
  2. Una cri­sis de se­gu­ri­dad pú­bli­ca no ne­ce­sa­ria­men­te vin­cu­la­da a la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da pe­ro fo­men­ta­da por la ima­gen de las au­to­ri­da­des, que se mues­tran pas­ma­das y ale­tar­ga­das en su reac­ción, y
  3. Una com­ple­ja ecua­ción ju­rí­di­ca fe­de­ral que mul­ti­pli­ca el de­sa­fío por 33 ór­de­nes ju­rí­di­cos y ca­si 2,500 ór­de­nes mu­ni­ci­pa­les.

El tra­ba­jo de es­tos tiem­pos con­sis­te en cons­truir una so­lu­ción sos­te­ni­da en un tri­pié de­ci­sio­nal que res­pon­da con con­tun­den­cia, ar­mo­nía y pre­vi­sión es­tra­té­gi­ca a ca­da ru­bro en cues­tión.

¿Pe­ro el nar­co­trá­fi­co y la de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da de­ben ser tra­ta­dos con el mis­mo pro­ce­so, los mis­mos prin­ci­pios y las mis­mas re­glas que el hur­to, las le­sio­nes, el frau­de y otros de­li­tos que se co­me­ten en la co­ti­dia­nei­dad de la vi­da ci­vil?

Me pa­re­ce que la rea­li­dad nos anun­cia es­truen­do­sa­men­te que de­be­mos dis­tin­guir en­tre la ma­cro de­lin­cuen­cia y la mi­cro de­lin­cuen­cia, pa­ra re­sol­ver y dis­tri­buir des­pués las ta­reas, atri­bu­cio­nes y com­pe­ten­cias de las au­to­ri­da­des que de­ben afron­tar a ca­da una de ellas.

Ma­cro de­lin­cuen­cia

La de­lin­cuen­cia or­ga­ni­za­da es un asun­to ve­rí­di­ca­men­te cor­po­ra­ti­vo ba­sa­do en afi­lia­cio­nes ma­si­vas, or­ques­ta­do en gru­pos com­pe­ti­ti­vos en­tre sí y con el Es­ta­do, con pre­ten­sio­nes de per­ma­nen­cia y que os­ten­ta la ima­gen de una em­pre­sa al­ta­men­te ren­ta­ble y lu­cra­ti­va con un mer­ca­do am­plio y cau­ti­vo que la sos­tie­ne y la ha­ce ca­paz de ofre­cer em­pleo, in­gre­sos y has­ta es­ta­tus a los jó­ve­nes. Pe­ro ade­más, pro­vee de fon­dos a mu­chas em­pre­sas y per­so­nas que —con o sin co­no­ci­mien­to— ha­llan en es­ta enor­me or­ga­ni­za­ción a un clien­te al­ta­men­te sol­ven­te den­tro de los mer­ca­dos lí­ci­tos de la eco­no­mía for­mal.

Son gru­pos cor­po­ra­ti­vos que tie­nen em­plea­dos, tra­ba­ja­do­res, di­rec­ti­vos, es­pe­cia­lis­tas, ven­de­do­res, abo­ga­dos, con­ta­do­res, mé­di­cos, pro­vee­do­res y clien­tes, al­ma­ce­nes y trans­por­tes, co­mo cual­quier otra cor­po­ra­ción de ne­go­cios, con to­do el po­der que da el di­ne­ro en efec­ti­vo y cir­cu­lan­te y ca­pa­ces de de­fen­der sus in­te­re­ses no só­lo con las ar­mas si­no también con po­lí­ti­ca en el sen­ti­do más am­plio de la pa­la­bra. Es tan vi­si­ble el po­der que esos gru­pos ejer­cen hoy día en Mé­xi­co que creo que no ha­ce fal­ta abun­dar en de­ta­lles.

Es cla­ro que cuan­do adop­tan ac­cio­nes hos­ti­les, ge­ne­ran un ata­que or­ga­ni­za­do en con­tra de la ley, el or­den y la paz en su con­jun­to y ame­na­zan el pre­sen­te y el fu­tu­ro de to­dos.

Mi­cro de­lin­cuen­cia

El de­li­to en­tre ciu­da­da­nos sur­ge en re­la­ción pro­por­cio­nal a la po­bre­za, su­ma­da a la ele­va­ción de pa­tro­nes y ex­pec­ta­ti­vas de con­su­mo co­mo va­li­da­ción per­so­nal y so­cial. To­do in­di­ca que el con­su­mis­mo (co­mo va­lor) es la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que la po­bre­za sea fac­tor de de­lin­cuen­cia, pues­to que ella en sí mis­ma no lo es ni lo ha si­do en Mé­xi­co. A lo an­te­rior se su­man tam­bién el de­sem­pleo, la de­si­gual­dad y des­de lue­go la muy la­men­ta­ble ca­li­dad de la edu­ca­ción. Mé­xi­co vi­ve hoy su peor anal­fa­be­tis­mo cí­vi­co, muy ries­go­so pa­ra la se­gu­ri­dad y la paz.

La res­pues­ta gu­ber­na­men­tal tí­pi­ca an­te los pro­ble­mas de la con­vi­ven­cia so­cial es la crea­ción de le­yes con pe­nas y cas­ti­gos. Pe­ro a ma­yor can­ti­dad de con­duc­tas pe­na­das por la ley, ma­yor es la po­si­bi­li­dad de que un ciu­da­da­no se vuel­va “de­lin­cuen­te”, vo­lun­ta­ria o in­vo­lun­ta­ria­men­te. Los ac­ci­den­tes más gra­ves, por ejem­plo, son ac­ci­den­tes al fin pe­ro sue­len ser puer­ta abier­ta pa­ra la ac­ción pe­nal en la ma­yo­ría de los ca­sos.

La muer­te ac­ci­den­tal de un ser que­ri­do por cul­pa de otro, las le­sio­nes, el hur­to, el da­ño en la pro­pie­dad, en­tre otras co­sas, son con­flic­tos co­ti­dia­nos que han si­do re­gis­tra­dos en to­da la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad. El de­re­cho pe­nal ha in­ter­ve­ni­do en ello por tres ra­zo­nes fun­da­men­ta­les:

  1. Pa­ra des­te­rrar la ven­gan­za pri­va­da co­mo me­ca­nis­mo de sa­tis­fac­ción y de re­pa­ra­ción mo­ral al do­lor su­fri­do;
  2. Pa­ra re­fle­jar en la ley la re­pro­ba­ción éti­ca de cier­tas con­duc­tas que me­re­cen cas­ti­go por sí mis­mas, in­de­pen­dien­te­men­te del arre­glo que pue­da ha­ber en­tre las par­tes;
  3. Pa­ra re­cluir y se­pa­rar de la co­mu­ni­dad a los in­di­vi­duos an­ti­so­cia­les que pue­den re­pe­tir los da­ños que han cau­sa­do; es de­cir, ex­cluir a los cri­mi­na­les de la vi­da co­ti­dia­na, ya sea pa­ra con­fi­nar­los o pa­ra re­di­mir­los se­gún sea la ver­sión del de­re­cho pu­ni­ti­vo de ca­da so­cie­dad en los di­fe­ren­tes epi­so­dios de la his­to­ria.

La mi­cro de­lin­cuen­cia no es una cor­po­ra­ción. Pa­re­ce que se tra­ta de con­duc­tas in­di­vi­dua­les ca­si ais­la­das, epi­so­dios de­sa­for­tu­na­dos que sur­gen en el día a día de la co­ha­bi­ta­ción ma­si­va en po­bla­cio­nes y ciu­da­des.

¿Cuál es la fron­te­ra en­tre una y otra for­mas de la de­lin­cuen­cia? ¿Qué ha­ce mi­cro o ma­cro a un de­li­to? Se­gu­ra­men­te, el ta­ma­ño de la ame­na­za pú­bli­ca que re­pre­sen­ta res­pec­to de la po­bla­ción en ge­ne­ral y del Es­ta­do co­mo su su­pre­ma au­to­ri­dad te­rri­to­rial.
Es de­cir, si una per­so­na le­sio­na o pri­va de la vi­da a otra en un ac­ci­den­te de au­to, ¿es por ello un cri­mi­nal? Aun más, si el conductor iba ebrio y en con­di­cio­nes de to­tal im­pru­den­cia, ¿es eso una con­duc­ta cri­mi­nal? ¿Así lo que­re­mos co­mo so­cie­dad de­mo­crá­ti­ca? ¿O se­ría po­si­ble ima­gi­nar una obli­ga­ción con­tun­den­te de cu­brir y re­pa­rar los da­ños al ofen­di­do o a sus deu­dos sin ne­ce­si­dad de prisión?

Pa­ra eso sir­ven los jui­cios ora­les y con­tro­ver­sia­les: pa­ra al­can­zar la me­jor po­si­bi­li­dad de res­ti­tu­ción o re­pa­ra­ción al ofen­di­do por par­te del que co­me­tió la ofen­sa, in­clu­so con al­gún cas­ti­go eco­nó­mi­co o al­gu­na con­se­cuen­cia (co­mo el ce­se o la pér­di­da de la li­cen­cia de con­du­cir), su­ma­do al re­gis­tro de un an­te­ce­den­te en el ex­pe­dien­te per­so­nal, que irá en­ca­re­cien­do y agra­van­do even­tos si­mi­la­res y fu­tu­ros pa­ra el ofen­sor.

Es­to sig­ni­fi­ca que en la jus­ti­cia con­tro­ver­sial y oral de­be­mos —y po­de­mos— li­be­rar­nos de la vie­ja con­sig­na he­re­da­da del ca­to­li­cis­mo tra­di­cio­nal de que “to­do de­li­to de­be ser cas­ti­ga­do”. Más bien la jus­ti­cia nos per­mi­ti­rá acu­ñar una nue­va ex­pre­sión: “To­da ofen­sa me­re­ce re­pa­ra­ción y sa­tis­fac­ción in­de­pen­dien­te­men­te de que pro­ce­da un cas­ti­go o no”.

La mi­cro de­lin­cuen­cia de­man­da mi­cro so­lu­cio­nes en lo co­ti­dia­no, que re­suel­ven las pe­que­ñas co­sas que con­fi­gu­ran la per­cep­ción so­cial de la paz o del con­flic­to.

La ma­cro de­lin­cuen­cia es un asun­to na­cio­nal. El ofen­di­do es el Es­ta­do y no una per­so­na.

*Coordinador de asesores de la Presidencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación y del Consejo de la Judicatura Federal.

2 Respuestas para “Micro y macro delincuencia I”
  1. Muchas gracias por el saludo Antonio.
    Espero que el material sea útil, al menos para contribuir a un debate sobre el rumbo y el modo de avanzar hacia él.
    Alfredo Orellana.

  2. Antonio Romero Lajud dice:

    Ojalá este artículo les llegara a servidores públicos que tienen la encomienda de planear integral y multidisciplinariamente la estrategia en materia de Seguridad Pública, dado que partirían desde el inicio del camino con rumbo y no pegando aquí y remendando allá, porque actualmente parece que avanzan un paso y retroceden tres, esa es la percepción ciudadana. Aunque no tengo el gusto de conocer al autor saludos desde Jalapa, Veracruz.

Dejar un comentario



México: el problema no resuelto de la desigualdad
La modesta disminución de la desigualdad y la pobreza en México durante la última década, ¿es parte de una tendencia consistente o resultado de un conjunto de circunstancias pasajeras? Es preciso responder a esta pregunta si queremos diseñar políticas públicas adecuadas. Para un país como México, una caída de 10% en los niveles de desigualdad […]
Piketty: un hito en el estudio de la desigualdad
No hay un libro de economía que haya suscitado tanto revuelo e interés en nuestra época, y acaso en ninguna otra, como El capital en el siglo XXI, del economista francés Thomas Piketty y sus colaboradores (Fondo de Cultura Económica, México, 2014). El argumento principal es el siguiente: la extrema concentración de la riqueza y […]
Desigualdad y opinión pública
Encuestas como la Mundial de Valores arrojan información importante sobre la percepción de la desigualdad. La demanda igualitaria en Latinoamérica, por ejemplo, está por encima del promedio internacional. Las encuestas internacionales ofrecen diferentes mediciones de la opinión pública sobre la desigualdad. Entre esas mediciones se distingue la preferencia de los ciudadanos por una mayor igualdad […]
Impunidad: la desigualdad fundamental en México
Sin igualdad ante la ley, no es concebible abatir la desigualdad económica. Este texto pone el dedo en una de las raíces, sin duda la principal, del problema. Mientras las normas y el sistema de justicia favorezcan a unos cuantos, la brecha entre la opulencia y la miseria seguirá ahí. Es un círculo vicioso: sin […]
El combate a los cárteles de la droga: ¿desde la oferta o desde la demanda?
¿Cómo explicar el brutal aumento de la violencia en México desde que el Gobierno anterior le declarara la guerra al narco? El autor parte de la teoría económica y la racionalidad empresarial para ofrecer una explicación sin duda sugerente. La premisa principal: como cualquier empresa, los grupos delictivos buscan maximizar las ganancias y minimizar los […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (243.436)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (207.544)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.019)
...

La distribución del ingreso en México (138.958)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (85.442)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores