Lunes, 21 Octubre 2019
Artículos relacionados
Gente mía
Cultura | Galaxia Gutenberg | Para No Eruditos | Miguel Ángel Castro | 28.02.2011 | 0 Comentarios

En 1946 Car­los Gon­zá­lez Pe­ña re­cor­da­ba a la Ciu­dad de Mé­xi­co de su ini­cia­ción li­te­ra­ria y pe­rio­dís­ti­ca, una me­tró­po­li que tran­si­ta­ba de la paz por­fí­ri­ca al es­truen­do de la Re­vo­lu­ción, pa­ra ren­dir ho­me­na­je a sus com­pa­ñe­ros de ge­ne­ra­ción y al Ate­neo de la Ju­ven­tud en un li­bro que ti­tu­ló Gen­te mía: “Aquel gru­po era mi gru­po; aque­lla gen­te era mi gen­te. Gen­te mía…”.

El es­cri­tor, que ha­bía in­gre­sa­do a la Aca­de­mia Me­xi­ca­na de la Len­gua en 1921, em­plea­ba la pa­la­bra gen­te con el sig­ni­fi­ca­do de una ‘fa­mi­lia o pa­ren­te­la’ (cla­ra­men­te ex­ten­di­da por sus en­tra­ña­bles amis­ta­des), pues no se re­fe­ría so­la­men­te a una ‘plu­ra­li­dad de per­so­nas’, pri­me­ra acep­ción con la cual apa­re­ce la voz gen­te en las edi­cio­nes del Dic­cio­na­rio de la Aca­de­mia des­de 1734 has­ta la vi­gé­si­ma se­gun­da de 2001, dis­po­ni­ble en lí­nea; y tam­po­co em­plea­ba la se­gun­da de ‘na­ción’ con­si­de­ra­da en el le­xi­cón has­ta 1992 co­mo en de­su­so y ac­tual­men­te des­car­ta­da. Es in­te­re­san­te, sin em­bar­go, ob­ser­var có­mo se en­ten­dió así du­ran­te los si­glos xviii y xix, pues ex­pli­ca­ba el au­tor del le­ma que apa­re­ce en la edi­ción de 1734: “Gen­te va­le lo mis­mo que Na­ción; es­to es na­ci­dos en di­ver­sos cli­mas y re­gio­nes, de di­ver­sa len­gua y cos­tum­bres”; y ofre­cía las si­guien­tes ci­tas: “Y por to­das vías y for­mas pro­cu­ro jun­tar gen­tes de to­das suer­tes” y “Por ma­ne­ra que no es de ma­ra­vi­llar, si con la mu­dan­za del tiem­po y de las gen­tes se han per­di­do los an­ti­guos nom­bres”. Tam­bién se ad­ver­tía que la pa­la­bra gen­te sig­ni­fi­ca­ba al­gu­na vez per­so­na en sin­gu­lar co­mo cuan­do la ron­da en­con­tra­ba a un hom­bre so­lo, y le pre­gun­ta­ba: “¿Qué gen­te?”.

An­te las re­cien­tes con­si­de­ra­cio­nes so­bre el uso de gen­te con el sen­ti­do de per­so­na o in­di­vi­duo que en­con­tra­mos en el Dic­cio­na­rio pan­his­pá­ni­co de du­das, es evi­den­te que se ha re­cu­pe­ra­do aquel añe­jo plu­ral de gen­tes. Es una res­pues­ta a una du­da que ha qui­ta­do la tran­qui­li­dad a mu­chos ha­blan­tes (en nues­tro país por lo me­nos) des­de ha­ce mu­cho tiem­po y así lo de­mues­tra la preo­cu­pa­ción de quie­nes nos han con­sul­ta­do al res­pec­to con pre­gun­tas co­mo: ¿es co­rrec­to de­cir va­rias gen­tes?, ¿cuán­do se uti­li­zan las pa­la­bras gen­te y per­so­na?, ¿gen­tes es un plu­ral del plu­ral?

Se tra­ta de un cu­rio­so ca­so de re­cu­pe­ra­ción de sen­ti­do de un sus­tan­ti­vo con­si­de­ra­do co­lec­ti­vo en los ma­nua­les de es­pa­ñol. La si­tua­ción, a nues­tro jui­cio, es la si­guien­te, co­mo apa­re­ce en la pá­gi­na de la Fun­déu Mé­xi­co:

Gen­te pro­vie­ne del la­tín gens (con­jun­to de fa­mi­lias del mis­mo ori­gen, ra­za, pue­blo, na­ción) y su sig­ni­fi­ca­do es in­trín­se­ca­men­te plu­ral, es de­cir, se re­mi­te a la plu­ra­li­dad o con­jun­to de per­so­nas. Sin em­bar­go, tie­ne un am­plio uso en His­pa­noa­mé­ri­ca con el sig­ni­fi­ca­do de in­di­vi­duo o per­so­na, por lo tan­to, es va­ria­ble en nú­me­ro. El uso co­mo sus­tan­ti­vo con­ta­ble, y no co­mo co­lec­ti­vo, ha si­do re­gis­tra­do en el Dic­cio­na­rio pan­his­pá­ni­co de du­das que ad­vier­te que gen­tes es obli­ga­do cuan­do se quie­re alu­dir a más de una per­so­na, co­mo en el ejem­plo: “Al­re­de­dor de la ti­na, en la que po­dían ca­ber cin­co gen­tes, ha­bía mu­chas co­sas”. A par­tir de es­ta nor­ma, po­de­mos in­di­car que es vá­li­do usar es­ta pa­la­bra tan­to en sin­gu­lar co­mo en plu­ral, co­mo su­ce­de co­mún­men­te con los sus­tan­ti­vos con­ta­bles en nues­tra len­gua: “Vi­nie­ron so­la­men­te do­ce gen­tes a la con­fe­ren­cia”.

Sin em­bar­go, tam­bién se dan usos que cier­ta­men­te son in­co­rrec­tos y que de­ben evi­tar­se, co­mo los ca­sos en los que el su­je­to y el ver­bo se en­cuen­tran ale­ja­dos en­tre sí por otros ele­men­tos de la ora­ción: “Esas gen­tes nos es­tán ma­tan­do con sus gri­tos”, “La gen­te que com­po­nía la reu­nión re­sul­ta­ron de lo más abu­rri­dos”, en es­tos ca­sos de­be de­cir­se: “Esa gen­te nos es­tá ma­tan­do con sus gri­tos” y “La gen­te que com­po­nía la reu­nión re­sul­tó de lo más abu­rri­da”.

El fla­man­te Dic­cio­na­rio de me­xi­ca­nis­mos re­co­ge al­gu­nas ex­pre­sio­nes en las cua­les la pa­la­bra gen­te se ha fi­ja­do con pe­cu­lia­res sig­ni­fi­ca­dos: ser gen­te es ser de­cen­te y te­ner buen com­por­ta­mien­to; ser muy bue­na gen­te es ser no so­la­men­te bue­na per­so­na si­no te­ner con­si­de­ra­ción por los de­más y no exi­gir de­ma­sia­do (en oca­sio­nes ca­si ton­to); y la gen­te bo­ni­ta es el ‘con­jun­to de per­so­nas de cla­se so­cial al­ta que se ca­rac­te­ri­za por ves­tir a la mo­da y per­te­ne­cer a un cír­cu­lo ex­clu­yen­te’. ¿Se­rá?

Aho­ra bien, no de­be­mos ol­vi­dar que la pa­la­bra gen­te en una im­por­tan­te can­ti­dad de ex­pre­sio­nes, al­gu­nas de ellas re­gis­tra­das en el dic­cio­na­rio aca­dé­mi­co, con­ser­va el sen­ti­do de plu­ra­li­dad de per­so­nas: gen­te de bien, ‘per­so­nas ri­cas o de bue­na po­si­ción so­cial’; gen­te de plu­ma ‘es­cri­to­res’; gen­te me­nu­da ‘ni­ños o per­so­nas de ba­ja cla­se so­cial’; gen­te de ar­mas to­mar ‘per­so­nas dis­pues­tas a pe­lear o ar­mar plei­tos’ y gen­te de pe­lo o de pe­lu­sa, la cual re­sul­ta sim­pá­ti­ca al sa­ber que se de­cía de la gen­te que era ri­ca y aco­mo­da­da por­que an­da­ba siem­pre bien ves­ti­da, tal vez con pie­les, pe­ro es gra­cio­sa so­bre to­do por­que com­pren­de­mos me­jor los si­guien­tes ver­sos de Que­ve­do con los que el au­tor de la en­tra­da de la edi­ción de 1734 ilus­tra la fra­se:

Ma­dres, las que te­néis hi­jas
Así Dios os de ven­tu­ra
Que no se las deis a cal­vos,
Si­no a gen­te de pe­lu­sa.

Y así re­cor­da­mos a la gen­te lo­ca cu­ya con­duc­ta es cen­su­ra­da en un re­frán que ‘con­de­na a los que en au­sen­cia juz­gan mal las ac­cio­nes aje­nas’: “gen­te lo­ca, co­méis de mi ra­bo, y no de mi bo­ca”.

Dejar un comentario



I. Hasta

II. Amonestación de Rosario Castellanos (a noventa años de su nacimiento)
I La preposición hasta está presente en expresiones familiares e inofensivas como hasta mañana, hasta la vista, hasta pronto, hasta luego, hasta entonces, hasta la próxima, y otras amables despedidas, que pueden ser amargas y definitivas como hasta nunca. La encontramos en algunas incertidumbres como hasta que Dios quiera; en anuncios fatídicos como hasta que […]
Idioma e identidad: encuesta sobre los pueblos originarios en América Latina
¿Hasta qué punto los latinoamericanos se identifican con categorías raciales y cuántos de ellos hablan alguna lengua indígena? Los datos del Latinobarómetro 2013 ofrecen algunas respuestas. En promedio, 13% de los latinoamericanos dice hablar uno o más idiomas de los pueblos indios u originarios de su país, mientras que, también en promedio, el 8% se […]
Entre lo-las y la-los Asuntos de género
El próximo proceso electoral ha producido una nueva avalancha de spots, anglicismo que el Diccionario panhispánico de dudas define como ‘película de corta duración con fines publicitarios’, y además considera innecesario porque equivale a las voces españolas anuncio, cuña, comercial o aviso. Consideración desatendida en este país porque lo cierto es que la palabra se […]
Concejal, síndico y alguacil
Continuando con el tema de la entrega anterior, presentamos las entradas del Diccionario de la lengua española para concejal, síndico y alguacil: • Concejal es un ‘miembro de una corporación municipal’; una mujer puede ser ‘concejal’ y ‘concejala’ es también la ‘mujer del concejal’. • Alguacil (del árabe hispánico alwazír, y este del árabe clásico […]
Alcalde, edil y munícipe
A lo largo de los últimos meses la información sobre los sucesos ocurridos en Michoacán, Oaxaca, Guerrero y otros estados ha mostrado la importancia política y social que tiene una de las entidades o demarcaciones administrativas de Gobierno más antiguas en Este País: el ‘municipio’ y, por ende, la actuación de sus autoridades. El municipio […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (230.151)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (134.522)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (131.126)
...

La distribución del ingreso en México (125.418)
...

Perfil demográfico de México (74.525)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores