Jueves, 06 Agosto 2020
Artículos relacionados
Ética del sí, ética de la pasión
Cultura | El Espejo De Las Ideas | Eduardo Garza Cuéllar | 01.08.2012 | 0 Comentarios

Para Alejandro Solalinde, libérrimo.

Tengo más de una hora libre. Ya recorrí mentalmente —obsesivamente— todo: pasaporte, pase de abordar, computadora “cargada”, maleta. Me alegra no haber documentado y poder evadir esa banda odiosa, infinita que dosifica sádicamente el equipaje de los que llegamos de Sudamérica.

Me siento en el Crepes & Waffles del aeropuerto de Bogotá y agradezco uno de esos momentos que los viajes le regalan a la soledad, al cultivo de la narrativa personal y a una rara estirpe de productividad gozosa, casi frenética. Calculo el tiempo del que dispongo antes de comprar café de Quindío, pasar seguridad, comprar más café en el Juan Valdez y abordar. Desayuno.

Sigo conmovido por la muerte de Carlos Fuentes, por el atentado del día de ayer en Bogotá, por la generosidad y la convicción de mis clientes colombianos y por su entrega, por el encuentro con el tal Leonel Narváez. Me gozo en la intensidad que puede tener un viaje de tres días.

Pienso que la mesera, al igual que todas las que trabajan en esta empresa, debe ser madre soltera. Me deja amablemente El Espectador del día de hoy en la mesa. Yo lo abro con fruición. Me detengo en el eco que la muerte de Fuentes deja en Colombia. Me emociona.

Me sorprende también que la decisión de Alejandro Solalinde de dejar México, amenazado de muerte, tenga tal cobertura. Leo ansiosamente el artículo dedicado a este hombre de visión profética, sin distinguir todavía con claridad los sentimientos —intensos, encontrados— que me genera. También leo el encabezado de otro artículo en la misma página del diario, publicado en una sola columna: Otro escándalo legionario.

Este tiempo —pienso— nos expone a información inconexa, confusa y fragmentada al grado de no ser conscientes de ello. Lo peor y lo mejor, lo falso, lo profundo, lo superfluo, lo grotesco y lo sublime se mezclan frente a nuestros ojos confundiéndose, neutralizándose, trivializándose. Todo se embarra con todo, como en el tango Cambalache, de Santos Discépolo.

En el caso del periódico que tengo enfrente, la defensa de los más débiles y el abuso de los inocentes, lo noble y lo indigno, lo más repugnante y lo poco admirable que la Iglesia Romana ha dejado en los últimos años en la opinión pública, compiten por mi atención en una misma página.

Inevitablemente viene a mi mente la anécdota que mi hermana Marga cosechó de un encuentro reciente con el padre Solalinde. Cuando alguien quiso descalificarlo hablando de “sus mujeres”, confesó: “Antes yo era un Padre Amaro1 cualquiera… pero desde que estoy en esto [la defensa de los derechos humanos de los migrantes], no pueden encontrarme nada”.

Un hombre entregado fervientemente a una vocación, una mujer enamorada, alguien vital, cualquiera capaz de suscribir con su vida una causa puede, al conferirles sentido, asimilar de manera distinta las renuncias que derivan de su elección. Su corazón está puesto en la afirmación, no en la negación.

En mi experiencia, la educación no siempre ha logrado presentarnos la cara positiva de la moneda ética. Nos muestra normalmente la otra, la de la renuncia: una ética de privación, una ética del “no”, infantil, incluso punitiva. Los códigos de ética de la mayor parte de las empresas, como los reglamentos de las escuelas primarias, no son más que listados de prohibiciones, incluso de castigos y amenazas. En la mente de quien ha sido expuesto por más o menos años al sermón moral sigue resonando el castrante “no harás”, “no dirás”; incluso el paradójico y absurdo “no imaginarás” o “no pensarás”.

Superar esta visión constituye un reto moral y psicológico tan relevante como ineludible en el desarrollo humano. Nos habilita y nos libera para asumir una ética positiva, creativa y edificante, de mucho más amplio espectro. Dicha ética del sí posee, como cualquiera, noción de los límites. Pero estos son consecuencia natural de nuestras opciones. Son en realidad distracciones que nos desvían del camino o que lo obstaculizan. Suelen además asumirse, si no festiva, al menos deportivamente.

Voy a más. La ética positiva nos invita tarde o temprano a contactar con lo que nos apasiona y nos conmueve. Nos reta a incorporar el corazón en nuestro proyecto de vida.

La pasión es la amante despechada y celosa que no parece estar dispuesta a ser excluida de nuestro plan de vida. Irrumpe en sus ocasiones más solemnes y las arruina con un escándalo. Por eso no es raro que una vida enmarcada en la racionalidad moral de cualquier signo suela escaparse al vértigo, que es el carnaval de su cuaresma. Incluso que lo haga de manera cíclica, casi necesaria.

El vértigo puede entenderse como una pasión carente de racionalidad, como una ansiedad que acelera en pos de estados emocionales cada vez más intensos que nos dejan cada vez más vacíos.

La rigidez moral, por su parte, seca la energía vital de las personas. Nos aparta silenciosa y gradualmente de la vida.

Ambos territorios existenciales, vértigo y sequedad, aunque se ubican aparentemente en las antípodas de la experiencia humana, se vinculan secretamente en una rara especie de implicación y admiración mutua. Además, ninguno de estos territorios parece ser sustentable ni mucho menos satisfactorio.

La vocación humana parece ser la de alinear todo lo que nos es posible, la de conjuntar razón y pasión, corazón y cerebro.

Los mejores de entre nosotros, como los momentos más significativos de la historia y de nuestra propia biografía han habitado ese territorio fascinante: el del éxtasis, en que la vida se afirma al mismo tiempo de manera racional y apasionante.2 ~

1 Solalinde, quien encabeza la defensa de los derechos de migrantes y transmigrantes en México, hizo referencia a la película que relata la doble vida de un sacerdote católico.

2 Pienso además que en una ética contagiosamente afirmativa, la de la pasión, muchos de los dilemas morales atascados en nuestro debate público, incluido por cierto el de la sexualidad en la vida sacerdotal, encontrarían una luz edificante y esperanzadora.

——————————
EDUARDO GARZA CUÉLLAR es licenciado en Comunicación y maestro en Desarrollo Humano por la Universidad Iberoamericana, y posgraduado en Filosofía por la Universidad de Valencia. Ha escrito los libros Comunicación en los valores y Serpientes y escaleras, entre otros. Se desempeña como Director General y Consultor del despacho Síntesis.

Dejar un comentario



Teología del mal
Es difícil para alguien como yo aceptar que haya temas en los que la teología pueda ser más cercana al hombre que la filosofía, incluso más útil que la misma; admitir que el discurso sobre Dios pueda ser capaz de ofrecer, incluso al ateo, mapas más finos que los filosóficos para definir una ubicación existencial […]
Sobre el tercer territorio y el desplazamiento de las fronteras
Para que los esfuerzos de la sociedad civil cobren fuerza, es necesario que haya comunicación entre los distintos actores y exista un espacio público de encuentro. Bajo esa premisa, el autor hace un balance de esta sección de la revista, a un año de su creación. Dame serenidad para aceptar las cosas que no puedo […]
Cultura, mayo de 2015
Obra plástica de Beatriz Castañeda, poemas de Rafael Castillo Costa y un texto de Beatriz Espejo sobre Edmundo Valadés. Esto y más es lo que podrán encontrar en este número 116 del suplemento de cultura.
Narrativas postraumáticas
Para Humberto y Miguel Ángel, esta provocación agradecida. Hay sucesos que cuestionan de raíz la manera como hasta entonces habíamos concebido la vida y nos retan a crear formas nuevas de ser-en-el-mundo; marcan claramente la caducidad de un paradigma. Se trata de acontecimientos que desatan estupor e indignación masivos y que, luego, quedan marcados de […]
Vicente Leñero, sediento de Dios
No fue la primera vez que lo vi, pero sí la primera en que lo escuché hablar de su experiencia de fe. La reunión fue en un jardín en Cuernavaca de noche, tras la presentación en la Gandhi de un libro de Javier Sicilia. En torno a una de esas mesas largas y oscuras que […]
Más leídos
Más comentados
¿Por qué es un problema la lectura? (244.825)
Desarrollar el gusto por la lectura no es cuestión meramente de voluntad individual. El interés por los libros aparece sólo en ciertas circunstancias.

Los grandes problemas actuales de México (210.985)
...

Jóvenes que no estudian ni trabajan: ¿Cuántos son?, ¿quiénes son?, ¿qué hacer?1 (140.748)
...

La distribución del ingreso en México (139.775)
...

La economía mexicana del siglo xx: entre milagros y crisis (86.661)
...

Presunto culpable: ¿Por qué nuestro sistema de justicia condena inocentes de forma rutinaria?
Bas­tan­te han es­cri­to y di­cho ter­ce­ros so­bre Pre­sun­to cul­pa­ble....

Los grandes problemas actuales de México
Se dice que el país está sobrediagnosticado, pero en plenas campañas y ante...

I7P5N: la fórmula
Homenaje al ipn con motivo de su 75 aniversario, este ensayo es también una...

La sofocracia y la política científica
Con el cambio de Gobierno, se han escuchado voces que proponen la creación...

China – EUA. ¿Nuevo escenario bipolar?
No hace mucho que regresé de viaje del continente asiático, con el propósito...

1
Foro de Indicadores